Bingo! Samsung podría recibir una multa de hasta 15 mil millones de dólares por usar patentes de estándares esenciales en contra de Apple

En los últimos años Samsung y Apple pasaron de tener una excelente relación cliente proveedor, a ser los peores enemigos de la historia de la tecnología. Apple que hasta hace poco era el mejor cliente de Samsung, pasó a ser su peor enemigo, y todo por un mismo asunto: patentes.

Para nadie es un secreto la guerra de patentes que han mantenido Apple y Samsung durante los últimos dos años, con prohibiciones de ventas de productos de ambas empresas en todas partes del mundo. Como de costumbre, al final este tipo de guerras imprudentes y desembocadas sólo dejan pérdidas (para todos) y Samsung podría recibir un golpe que podría mandarles del cielo al infierno en un segundo.

En Octubre, cuando Samsung utilizó algunas de sus patentes para demandar a Apple y prohibir las ventas del iPhone 5 en varios países, explicamos cuáles podrían ser las implicaciones de tal paso, y específicamente dijimos:

“El hecho de que Samsung esté utilizando patentes FRAND para demandar a Apple puede ser más peligroso que jugar con fuego en una habitación llena de pólvora, sobre todo porque esto conlleva investigaciones del gobierno en algunas jurisdicciones, y si se demuestra que Samsung busca perjudicar a Apple a través de sus patentes, los 1,000 millones que Samsung tuvo que pagar el otro día serán calderilla en comparación con la multa que les caería.”

Pues bien, parece que la pólvora ha explotado. Ya que tal y como anunciábamos, la Unión Europea inició investigaciones al respecto y la semana pasada anunciaron que pronto tomarían una decisión respecto a Samsung por haber utilizado patentes de estándar esenciales en contra de Apple.

Como quién se huele el peligro, hace unos días Samsung anunció que retiraba todas las peticiones de medidas cautelares en contra de Apple en los tribunales europeos por el uso de patentes esenciales. Sin embargo, parece ser que la necedad llegó demasiado lejos y el arrepentimiento demasiado tarde, pues la Comisión Europea ha acusado formalmente a Samsung de utilizar estas patentes como armas legales.

Como resultado, Samsung podría ser multado con un monto que puede alcanzar hasta el 10% de sus ingresos globales, que equivaldría a unos 14,890,000,000 de dólares (casi 15 mil millones ) con base en la declaración de ingresos de Samsung del 2011, por unos 148,9 mil millones de dólares.

El problema es que Samsung no ha entendido que existe una gran diferencia entre lo “moralmente cuestionable” y lo “legalmente cuestionable”. Ciertamente Apple demanda a todo aquel que utilice sus patentes, moralmente esto es cuestionable, pero legalmente Apple está en todo su derecho de hacerlo. Sobre todo, porque Apple es lo suficientemente astuto como para no utilizar las patentes estándar esenciales en sus demandas.

Por ejemplo, Apple tiene la patente de hacer zoom con dos dedos en una pantalla táctil, esta no es una patente estándar esencial, y no lo es, porque no es obligatorio usar ese método para hacer zoom. Si Samsung, HTC, Motorola o quien sea usa ese método en sus dispositivos, sólo hay tres salidas, o le pagas los royalties a Apple por el uso de esa patente, o llegas a un acuerdo cruzado de intercambio de patentes con Apple o te enfrentas a Apple en los tribunales, dónde con toda seguridad perderás. Como le ocurrió a Samsung hace meses atrás cuando tuvo que pagar unos 1,000 millones por infringir patentes de Apple.

Pues bien, las patentes de estándares esenciales, son patentes que desarrolla una determinada empresa y que se terminan convirtiendo en un estándar industrial o en parte del mismo. Cuando eso sucede, tu como fabricante/desarrollador de dicha tecnología tienes la opción de mantener esa tecnología como propietaria o tienes la opción de permitir que esa tecnología se convierta en el estándar a usar por todos a cambio de una remuneración justa, pero con el compromiso de licenciar dichas patentes a todo el que lo solicite, y en igualdad de condiciones.

Un buen ejemplo son las tecnologías 3G y 4G, Samsung posee varias patentes que caen dentro de esa categoría, y que son necesarias para la implementación de dichas tecnologías en cualquier dispositivo móvil. Es obligación de Samsung licenciar dichas patentes a Apple, a HTC, a Sony, a ti, a mí y a todo el que lo solicite.

Sin embargo, en lugar de hacer lo propio, Samsung usó dichas patentes para demandar a Apple y prohibir las ventas del iPhone, del iPad y del iPod touch en varios países europeos y del resto del mundo, y ahora la Comisión Europea quiere castigar al fabricante sur-coreano por su mal uso de dichas patentes.

Joaquín Almunia, Vicepresidente y Comisario Europeo para asuntos de Competencia lo explica mejor:

“La propiedad intelectual es una parte importante del mercado, y de ninguna manera estos derechos deberían ser mal utilizados cuando son esenciales para implementar estándares de la industria, lo que trae grandes beneficios tanto a las empresas como a los consumidores. Cuando las compañías contribuyen con sus patentes a un estándar industrial y se han comprometido a licenciar las patentes a cambio de una remuneración justa, el uso de mandamientos judiciales contra los licenciatarios que quieran pueden ser contrarias a la competencia”.

Si el licenciante y licenciatario no pueden ponerse de acuerdo sobre los precios, entonces el precio a pagar es fijado por un tribunal. La Comisión tomó en cuenta que Apple le ofreció a Samsung pagar una cifra un ligeramente superior, pero similar a la que pagan otras empresas por dichas patentes, pero Samsung no aceptó, ya que querían el 2.4% del precio de venta de cada dispositivo. Obviamente Apple no aceptó, y no se llegó a ningún acuerdo.

Ahora, la Comisión Europea esperará ahora a que Samsung revise la documentación para ofrecer una respuesta. Si Apple y Samsung no logran llegar a un acuerdo amigable, la Comisión Europea será quien diga cuánto deberá pagar Apple por las patentes y si Samsung no está de acuerdo, entonces el organismo europeo podría imponer multas a la compañía surcoreana por valor de hasta el 10% de su volumen de negocio en todo el mundo, además de otras multas.

Por si fuera poco, Samsung retiró las demandas en Europa, pero las mantiene en Asia y Australia. Y para que nadie dude de que esta es una práctica vieja, esta el hecho de que Samsung también está siendo investigado en su propio país por la Comisión de Comercio Justo de Corea por la misma razón, abuso en el uso de patentes.

En pocas palabras, a Samsung se le subieron a la cabeza los humos de grandeza, y como sigan por ese camino la vuelta a la realidad les costará muy caro.

Últimos comentarios

  1. Jena 28 diciembre, 2012
  2. Silvio Ríos 29 diciembre, 2012
  3. Rod 29 diciembre, 2012
  4. miguel 31 diciembre, 2012

Deja tu respuesta

d74ca0a187f0ec6b40686c25dcd3d262557c7e84d8ef45591f