Cambiando el disco duro por un drive SSD en el MacBook Air (Parte 3)

El día de hoy veremos el desempeño de la MacBook Air tanto con SSD como con disco mecánico. Juzguen ustedes mismos.

Antes debo hacer una corrección, el día de ayer dije que usaríamos dos MacBooks Air, diferenciadas únicamente en que una de ellas utilizaría un drive SSD y la otra un disco mecánico, pues bien para hacer mucho más preciso nuestro test, hemos decidido utilizar la misma computadora con ambos medios de almacenamiento, primero probaremos con el disco mécanico y luego con el drive SSD.

En primer lugar utilizaremos XBench 1.3, aunque esta no es la mejor herramienta para OS X, al menos tiene las pruebas de desempeño básicas que requerimos en este momento.

Las tendencias son bastante claras aquí: la velocidad de escritura es aproximadamente un 16% mayor en el disco duro mecánico mientras que las velocidades de lectura son muchisimo mayores en el SSD, especialmente cuando no son lecturas secuenciales. Ya que la unidad mecánica tiene que preocuparse por la ubicación de los datos sobre plato girando, y el tiempo de acceso a los datos aleatorios es bastante lento debido a la relativamente baja  velocidad de giro de los discos. El SSD se beneficia de tener una igualdad de latencia de acceso para los datos, independientemente de dónde se encuentren en la unidad de memoria flash.

Si bien la mayoría de aplicaciones de escritorio son de naturaleza secuencial, la multitarea puede cambiar los patrones de acceso hacia y desde los dispositivos  E/S considerablemente.

Nuestro primer conjunto de pruebas del mundo real sobre el SSD son básicamente tests cronometrados de lanzamiento de la aplicación. Tomamos 7 aplicaciones y medimos el tiempo que se toman en arrancar tanto en la unidad mecánica como en el SSD:

El SSD destruye completamente el disco mecánico en los tiempos de arranque de las aplicaciones, y estos resultados no son sólo numéricos, sino que son muy notables en la utilización del sistema. El SSD es mucho más rápido en los lanzamientos, para acceder a los archivos en el Finder y en las búsquedas puntuales. Realizé esta prueba dos veces para confirmar los datos y sin lugar a dudas el disco mecánico lució muy inferior frente a su rival de estado sólido.

Sin embargo, la mayoría de las aplicaciones de punto de referencia favorecieron las velocidades de escritura de la unidad de disco mecánica, aunque no con un amplio margen:

Puede verse claramente que pese a que el HDD supera casi en todas estas aplicaciones al SSD, la diferencia no es tan abrupta como en el cuadro anterior a éste.

Finalmente, queda claro que el desempeño del SSD en nuestro computador fue sin lugar a dudas superior al del HDD mecánico, pese a que en los tests de escritura fue el disco mecánico el vencedor, sin embargo la diferencia entre uno y otro fueron mínimas no así a la hora de leer donde el SSD superó abruptamente. Por otro lado, a simple vista sería lógico decidirnos por el SSD y olvidarnos del asunto, pero no es tan fácil, debemos evaluar otros factores realmente importantes como por ejemplo: el impacto del SSD en la vida de la batería. Esto lo veremos mañana con la cuarta entrega de nuestra serie.

About Domadis Cabrera

Geek por naturaleza. Technorati por pasión. Emprendedor y amante del buen diseño. Disfruto probando cualquier cosa relacionada con la tecnología, da igual si es software o hardware. Viajero frecuente y amante de la adrenalina. Me divierte solucionar problemas y puedes seguirme en tu red social favorita, sólo tienes que buscarme por mi nombre.

Deja tu respuesta

d74ca0a187f0ec6b40686c25dcd3d262557c7e84d8ef45591f