¿Sabías que Apple fabricó una consola de videojuegos?

Apple Pippin Bandai

Apple es una de las empresas más exitosas del mundo, para muchos, la más exitosa. Pero lo que pocos saben es que lejos del éxito de los ordenadores Mac, del iPhone, el iPad y el iPod, Apple ha fabricado otros productos no tan conocidos o exitosos.

Quizás el producto Apple menos conocido es la consola de videojuegos Apple Bandai Pippin o Apple Pippin. Y no les voy a mentir, con ese nombre, el fracaso estaba garantizado.

Antecedentes

Corría el año de 1993, y Apple estaba sumida en su propia versión de Juego de Tronos. Steve Jobs había sido despedido de su propia compañía, el CEO que lo despidió, John Sculley, había renunciado y Michael Splinder estaba a cargo de la empresa.

Cuando Spindler asumió el cargo de CEO, Apple estaba en una posición razonablemente fuerte cuando se trataba de vender computadoras, pero estaba tenían muchos problemas en todo lo demás.

Invertían grandes sumas de dinero en I+D, pero estaban recibiendo muy poco retorno de la variedad de proyectos que generaban. Y ante la creciente presión financiera y el aumento en la popularidad de las PCs con Windows, Spindler introdujo algo llamado “Clone Initiative”, una medida diseñada para licenciar el software de Apple en dispositivos de terceros.

La consola de juegos Pippin salió de esta iniciativa. Apple planeaba licenciar el diseño de Pippin a terceros que luego crearían y venderían sus propias versiones del sistema.

El primer socio que Apple consiguió fue el masivamente exitoso fabricante japonés de juguetes, Bandai. Ambas compañías acordaron que Bandai sería responsable de fabricar y comercializar la consola, mientras que Apple cubriría los costos de investigación y conservaría los derechos de licencia de la consola.

Una consola adelantada a su tiempo

Bandai soñaba con vender medio millón de consolas al año y Apple predijo Pippin sería: “el precursor de equipos multimedia capaces de llevar texto, video y audio a millones de hogares que se han negado a comprar ordenadores debido a su costo o complejidad.”

Bandai Pippin

Y no tenían razón para pensar lo contrario. El Apple Pippin se jactaba de buenas especificaciones y algunas ideas progresistas que en realidad estaban demasiado adelantadas a su tiempo. Apple quería que fuera más que una consola de juegos, Pippin era una consola para trabajar y jugar, algo “para fines educativos, de entretenimiento e información”.

El Pippin utiliza una versión simplificada del sistema operativo Mac y era más rápida y más potente que todas las demás consolas del mercado. Tenía una unidad de CD-ROM 4x, acceso a Internet incorporado, memoria expandible, soportaba colores de 8 y 16 bits. No tenía bloqueo por región y tenía un mando con trackball llamado AppleJack. También soportaba conexiones de teclado y ratón, y todo ello movido por un procesador PowerPC 603 a 66MHz.

AppleJack

Todo ello por el “módico” precio de 599 dólares.

El coctel perfecto para el fracaso

Si bien es cierto que Apple y Bandai esperaban ventas en torno al medio millón de unidades al año, lo cierto es que inicialmente Bandai sólo fabricó 100.000 unidades.

Por aquel entonces, Nintendo y Sega dominaban el mercado de consolas la Sony PlayStation llegó a las tiendas japonesas en 1994, justo antes de que la Apple Bandai Pippin se lanzara en marzo de 1995.

La consola se lanzó en Japón como el Atmark y se vendió por 64800 yenes (alrededor de $650), incluyendo 4 juegos y un módem de acceso telefónico. El modelo estadounidense se llamó @WORLD y se lanzó en septiembre del mismo año por 600 dólares, con una cuenta de Internet ilimitada de PSINet por 25 dólares al mes.

Estos precios eran alrededor tres veces más altos que el precio de la Nintendo 64 y el doble del precio de la consola PlayStation de Sony, que se vendía por 299 dólares.

Con el Pippin Apple ofrecía a los desarrolladores una consola que les permitiría crear un único juego que podría ejecutarse en todas las versiones del Pippin sin limitaciones de región.

Pero nada de esto pudo salvar a la consola Apple Bandai Pippin, que en su primer año apenas vendió unas 42.000 unidades, muy lejos de las 500.000 unidades que esperaban vender en su primer año.

Dos años después de su lanzamiento, en 1997, Steve Jobs regresa a Apple y cancela la Clone Initiative, y con ello sepultó la consola Apple Pippin.

Nunca sabremos qué habría sido de la Pippin si Steve Jobs hubiese confiado en la consola, pero lo cierto es que desde entonces Apple nunca más ha vuelto ha desarrollar nada parecido a una consola de videojuegos.

About Domadis Cabrera

Geek por naturaleza. Technorati por pasión. Emprendedor y amante del buen diseño. Disfruto probando cualquier cosa relacionada con la tecnología, da igual si es software o hardware. Viajero frecuente y amante de la adrenalina. Me divierte solucionar problemas y puedes seguirme en tu red social favorita, sólo tienes que buscarme por mi nombre.

Deja tu respuesta

d74ca0a187f0ec6b40686c25dcd3d262557c7e84d8ef45591f