¿Por qué Apple recibió la patente de una tecnología que los usuarios de Samsung llevan más de un año usando?

La Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos ha publicado una nueva patente de Apple para un sistema que se parece mucho a la tecnología "S-Beam" de Samsung. La patente Nº 8,458,363 de Estados Unidos para un "sistema y método de transferencia de datos simplificado."

La patente, que fue presentada por primera vez en 2009, describe cómo los datos inalámbricos se pueden sincronizar entre dos dispositivos. El sistema utiliza la tecnología Near Field Communication o NFC. Esta tecnología actualmente no está disponible en los dispositivos de Apple, aunque hay rumores de que el iPhone 5S por fin incluirá la nueva tecnología.

De acuerdo con el resumen de la patente:

Un método para realizar la transferencia de datos simplificada puede incluir iniciar la comunicación usando comunicación de campo cercano (NFC) entre dos dispositivos. A continuación, los datos asociados con las aplicaciones abiertas en uno de los dos dispositivos se pueden guardar y luego transferirse a la otra. La transferencia de los datos puede tener lugar mediante una conexión peer-to-peer u otra tecnología que no sea a través de NFC.

Los mandos a distancia, los dispositivos iOS, los Mac, los dispositivos de juego y otros dispositivos podrían utilizar el método de transferencia de datos simplificado. Para ello, el usuario simplemente tiene que "tocar" su dispositivo NFC con un dispositivo equipado con una tecnología similar.

¿Suena familiar? Pues debería, ya que la función "S-Beam" de Samsung se basa en la utilidad Beam de Android. En los dispositivos en los que "S-Beam" está instalado, los usuarios pueden tocar sus teléfonos para compartir fotos, videos y otros archivos multimedia.

Hasta aquí muchos de ustedes se estarán preguntando: ¿Apple copió la tecnología de Google? o ¿Apple está copiando la tecnología de Samsung y patentándola por su cuenta?

Pues ni una cosa, ni la otra. La realidad es muy distinta. Google anunció Beam como una función nativa de Android en Octubre del 2011...Y fue liberada con Android 4.0 Ice Cream Sandwich en Diciembre del 2011.

Por su parte, cuando Samsung lanzó el Galaxy S3, en Mayo del 2012, incluyeron una funcionalidad llamada S-Beam, que era una versión mejorada de la función Beam nativa de Android.

El único problema es que de acuerdo con la Oficina de Patentes de los Estados Unidos, Apple presentó su aplicación para la patente No. 8,458,363 el 30 de Septiembre del 2008, es decir, tres años antes de que Google anunciara Beam como una función nativa para Android y cuatro años antes de que Samsung implementara S-Beam.

En este punto queda claro que no hay nada de injusto en el hecho de que Apple haya obtenido la patente por tan importante tecnología.

De hecho, tanto Samsung como Google tendrán que arreglárselas para negociar con Apple y poder seguir usando la tecnología Beam/S-Beam en sus teléfonos, aun cuando ellos hayan implementado la tecnología en sus dispositivos primero.

Lo que sucede es que en Estados Unidos, como en casi todo el mundo, cuando una compañía o un particular quiere patentar algo, lo primero que se hace es una publicación de la solicitud de patente como una forma de dejar constancia de la solicitud y para que cualquiera que tenga una patente similar o relacionada pueda objetar desde el principio la nueva solicitud de patente.

Si nadie se opone a la solicitud de patente entonces la solicitud pasa al siguiente nivel, que incluye un estudio de la tecnología por parte de la Oficina de Patentes a fin de buscar similitudes con otras patentes previamente otorgadas y si todo va bien en un periodo entre 3 y 5 años la patente es otorgada al solicitante y toda la información relacionada con la patente se pone a disposición del público.

Lo que hacen muchas compañías es estar al asecho y cuando una compañía presenta una solicitud de patente ellos aprovechan y se roban la idea, y la desarrollan, a sabiendas de que el solicitante no podrá hacer nada porque todavía no tienen la patente y porque mínimo tardarán unos tres años para obtenerla.

Para cuando el solicitante y creador original de la tecnología obtiene la patente, ya la competencia tiene años con la tecnología implementada. Y a ojos del público, da la impresión de que quien obtiene la patente está recibiendo la patente de algo que inventó otro, cuando es precisamente lo contrario.

Ahora entienden por qué Apple tiene la patente para Beam/S-Beam y no Google o Samsung, y también entenderán porqué Samsung y Google tendrán que llegar a un acuerdo para seguir usando una tecnología que hasta ahora habían estado usando libremente. Obviamente, ni Google, ni Samsung se ha opuesto a la otorgación de la patente, y no se han opuesto porque en primero lugar ninguno de los dos tiene una patente, y en segundo lugar porque saben perfectamente lo que hicieron.

A veces entiendo porque Apple es tan quisquilloso con el tema de las patentes...

About Domadis Cabrera

Geek por naturaleza. Technorati por pasión. Emprendedor y amante del buen diseño. Disfruto probando cualquier cosa relacionada con la tecnología, da igual si es software o hardware. Viajero frecuente y amante de la adrenalina. Me divierte solucionar problemas y puedes seguirme en tu red social favorita, sólo tienes que buscarme por mi nombre.

Deja tu respuesta

d74ca0a187f0ec6b40686c25dcd3d262557c7e84d8ef45591f